Los pellets se originan de subproductos de la silvicultura y de los desechos generados en el procesamiento de la madera, que son refinados hasta convertirse en pequeñas astillas. Tras un proceso de secado para reducir la humedad y eliminar resinas, estos restos se comprimen en formas cilíndricas delgadas. Este material se emplea como biocombustible avanzado para la producción de bioenergía. Se caracterizan por ser sustancias limpias, fáciles de manejar, compactas y capaces de alimentar de manera automática estufas y calderas, permitiendo un funcionamiento prolongado sin intervención manual.

Considerados como un combustible de CO2 neutro, los pellets contribuyen a un balance equilibrado de carbono: el dióxido de carbono que liberan al quemarse es equivalente al que los árboles absorben durante su crecimiento, situándolos así en la categoría de fuentes de energía renovable y respetuosa con el medio ambiente.

 

Combustible ecológico, económico y sostenible

 

Los pellets de madera no solo se presenta como una alternativa sostenible en la gama de combustibles, sino que también sobresale por su competitividad en precio frente a fuentes de energía convencionales como el gasóleo. La estabilidad de su coste es una ventaja notable, ya que no está atado a las volubles tarifas internacionales. Desde la perspectiva energética, 2 kilogramos de pellets tienen un rendimiento energético similar al de un litro de gasóleo para calefacción. Un saco de 15 kilogramos de pellets tiene un precio promedio de 5,70 euros. Al desglosar el costo, 2 kilogramos de pellets equivalen a aproximadamente 0,76 euros, contrastando con el gasóleo, que tiene un precio de 1,35 euros por litro. Esta diferencia pone de manifiesto la eficiencia económica del pellet en la comparación directa como combustible.

La inversión inicial para la instalación de sistemas de calefacción basados en pellets es comparable a la del propano y moderadamente más alta que la del gasóleo. Sin embargo, la economía de los pellets se hace evidente con el tiempo. Después de recuperar el gasto inicial, el coste por consumo es considerablemente más bajo. A partir del quinto año, quienes optan por el pellet pueden esperar una reducción de hasta un 55% en su factura anual en comparación con el propano y un 45% en relación al gasóleo.

El alto valor calorífico de los pellets por unidad de masa, junto con su estatus de energía renovable, no solo los convierte en una alternativa energética atractiva y rentable, sino que también promueve incentivos y subvenciones por parte de las autoridades para fomentar su uso.

 

Aplicaciones Versátiles de los Pellets de Madera

 

El pellet de madera emerge como una opción de combustible versátil y sostenible, capaz de reemplazar alternativas más tradicionales como el gasóleo, gas propano, gas natural y carbón. Esta flexibilidad permite su adaptación en una variedad de instalaciones previamente diseñadas para otros combustibles.

Estufas de biomasa: Ideales para la calefacción de espacios reducidos, tales como tiendas, restaurantes, oficinas, estudios, zonas de reunión social, y salones. Estas estufas pueden proporcionar tanto calefacción de aire como combinaciones de aire y agua, adaptándose a las necesidades específicas de cada entorno.

Calderas de Biomasa Domésticas: Estas calderas son una solución eficaz para proporcionar calefacción y agua caliente en viviendas de diversos tipos, incluyendo apartamentos, casas rurales, establecimientos de agroturismo, hoteles en zonas rurales, chalets y viviendas unifamiliares. Su diseño las hace adecuadas para el uso residencial, aportando confort y eficiencia.

Calderas de biomasa de Mediana Potencia: Pensadas para edificaciones de mayor tamaño, estas calderas ofrecen servicios de calefacción y agua caliente a conjuntos residenciales, bloques de viviendas y edificios de oficinas. Representan una opción ideal para infraestructuras con demandas energéticas más elevadas.

La elección de como fuente de energía aporta valor no solo en términos de eficiencia y sostenibilidad, sino también en la adaptabilidad a diferentes tipos de instalaciones y necesidades de calefacción, haciendo de ellos una opción inteligente para un amplio rango de aplicaciones.